Derechos y deberes de los franquiciados
Deberes y obligaciones de los franquiciados
9 octubre, 2017
local para una franquicia
La importancia de encontrar el mejor local para una franquicia
4 diciembre, 2017

¿Qué debo tener en cuenta antes de apostar por una franquicia?

apostar por una franquicia

Apostar por una franquicia se ha convertido en un modelo de comercio minorista que puede mantener el pulso de las grandes superficies comerciales. Mientras que los negocios independientes sufren una elevada tasa de fracaso en los primeros años de existencia –hasta el 90%, según el sector–, en el entorno de las franquicias esta cifra oscila entre el 15 y el 20%.

Y es que la baja capacidad de maniobra del comercio tradicional le impide adaptarse a los vertiginosos cambios del mercado. Frente a esto, se contraponen los modernos sistemas organizativos y la planificación de las centrales franquiciadoras más destacadas.

Los negocios necesitan, hoy más que nunca, de especialistas al frente de las diferentes áreas comerciales; por no hablar del beneficio intrínseco de contar con la oferta de una marca que reúna un conjunto de características atractivas para el consumidor.

El riesgo de apostar por una franquicia

Teniendo en cuenta lo anterior, es conveniente recordar algo que se olvida con demasiada frecuencia, especialmente cuando únicamente se busca una buena oportunidad de negocio: apostar por una franquicia no asegura el éxito, día a día hay que trabajar para lograrlo.

Por eso, cuando se opta por el mundo de la franquicia, es recomendable buscar un sector apasionante para cada uno, con el que poder sentirse feliz. Porque sólo si se disfruta cada día del trabajo, con buen humor, con sensación de realización personal; si la actividad se afronta con entusiasmo y se fijan unas metas razonables y asumibles, podrá alcanzarse el éxito.

Pasos a seguir

Tras decidirse por un sector, es necesario estudiar las ofertas de empresas que, dentro del mismo, puedan ofrecer un modelo de franquicia acorde con las capacidades personales y de inversión de cada uno. Hablar con sus responsables y averiguar si se comparten las mismas filosofías. Y si durante algún momento del proceso surgen las dudas, recordar que es mejor un “no” a tiempo.

No en vano la franquicia es un compromiso, y a partir de la firma del contrato, muchas cosas van a cambiar en la vida del asociado. Por esta razón es preciso que ambas partes se conozcan, con naturalidad y sinceridad. Sólo así se conseguirá un cierto nivel de garantía de que la aventura no acabará en fracaso.

Pero si a lo largo de las primeras conversaciones surgen “malentendidos”, o algo no se ve con total claridad, lo mejor es buscar otras opciones. En definitiva, hay que acometer ese proceso de selección con confianza y, sobre todo, con honestidad. No en vano es el futuro y la seguridad de cada uno lo que está en juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 060 95 91