Éxito con tu escuela de idiomas
5 consejos para alcanzar el éxito con tu escuela de idiomas
19 abril, 2015

¡Me gustaría que mi hijo fuera Bilingüe!

franquicias de idiomas

Si quieres que tu hijo sea bilingüe, tiene que empezar a actuar desde el día en que nace. Hay dos opciones: o uno de los padres le habla siempre en otro idioma, o viven en un país donde se hable dicho idioma.

Si no es posible ninguna de las dos, la siguiente mejor posibilidad es elegir un colegio bilingüe para tu hijo. Asegúrate de que en él hay al menos 5 horas de clases de idioma por semana y que los niños aprenden, además, como mínimo dos asignaturas (ciencias, historia, etc.) en dicho idioma con profesores nativos. Muchos colegios dicen ser bilingües cuando no se encuentran ni por asomo cerca de serlo.

Si tu escuela no es bilingüe, una buena opción es dar a tu hijo clases extraescolares de idiomas. La elección de profesor o escuela ha de ser la correcta. Se necesitan alrededor de 120 horas de clase para subir de nivel y solo un profesor nativo cualificado está capacitado para explicar correctamente la estructura del idioma. ¡No hay tiempo que perder!

LAS CINCO PREGUNTAS CLAVE QUE TENDRÍA QUE PREGUNTAR SIEMPRE ANTES DE ELEGIR UNA ESCUELA DE IDIOMAS:

Estas son las preguntas que debería hacer:

  • ¿Son los profesores nativos? Si la respuesta no es clara e inequívocamente “sí”, entonces deberás buscar otro sitio. Un profesor no nativo, no importa cuál sea su nivel, no aprecia totalmente las sutilezas de la lengua. Si la academia de idiomas dice que sus profesores son bilingües, desconfía. Hay muy pocos profesores genuinamente bilingües con un nivel de idioma nativo, mientras que hay muchos profesores que dicen ser bilingües pero…
  • ¿Están los grupos organizados por niveles? Es una regla fundamental del aprendizaje del idioma que los grupos estén organizados por niveles. Si un estudiante tiene un nivel superior a los demás en el grupo, se aburrirá en clase. Si su nivel es inferior al del resto, se sentirá completamente perdido. En las clases de niños el aburrimiento lleva al mal comportamiento. Las escuelas pueden argumentar que los niños pequeños no pueden hacer un test de nivel. Es cierto, se ponen nerviosos. Pero se puede tener en cuenta ciertos detalles para valorarlo: algunos niños ya están aprendiendo el idioma en el colegio, otros tienen “nanny” que les habla en dicho idioma y otros no han tenido nunca ningún contacto con él. Los niños y jóvenes pueden tener los siguientes niveles: Principiante, Elemental Bajo, Elemental y Elemental Alto, Pre-Intermedio, Intermedio, Intermedio Alto y Avanzado.
  • ¿Están los grupos organizados por edades? Los niños que aprenden un idioma tienen que estar con niños de su misma edad con el mismo nivel de desarrollo e intereses comunes. Un niño de 7 años no debe estar con un grupo de 12, por ejemplo. Así que, ¿cuál es el límite en la diferencia de edad? No hay una regla fija. Un niño de 7 años más maduro puede ir antes a un grupo de más edad que un niño de 8 más inmaduro. Como una guía básica, digamos que las clases de niños serían de 6-8, 8-10 o 14-16 como ejemplos aceptables. Una gran excepción a esta regla es una clase de preparación a un examen oficial. Si los padres y la escuela están de acuerdo en que el niño se presente a un examen específico, entonces el niño entrará en dicha clase sin importar su edad. En la preparación de dicho examen, hay un temario y materiales pre-establecidos que hay que usar, así que la edad no tiene importancia.
  • ¿Están los profesores cualificados o tienen experiencia? Los profesores tienen que tener al menos un año de experiencia. ¡Tu hijo no puede servir de conejillo de indias para un profesor sin experiencia! Un profesor de inglés tiene que tener como mínimo una cualificación TEFL (Teach English as a Foreign Language) o CELTA. Otros idiomas tienen cualificaciones equivalentes. Estos certificados enseñan al pedagogo técnicas efectivas de enseñanza y aprendizaje. Si un profesor no tiene experiencia o no está cualificado, te recomiendo que encuentres otra escuela de idiomas.
  • ¿Cuantos estudiantes hay en cada clase? Cualquier número superior a 7 es una mala respuesta. Las clases con muchos alumnos implican menos interacción entre el profesor y los estudiantes. Si un niño no quiere hablar, puede “esconderse” en la clase (¡y de hecho lo hace!). ¿Por qué pagar más dinero por lo que ya reciben en el colegio?

SI y NO en el Aprendizaje del Idioma para Niños:

SÍ: Ser paciente. Aprender un idioma es un proceso largo. No esperes ver resultados al instante. No los tendrás. Al ritmo de 2-3 horas a la semana, lo máximo que puedes esperar es que tu hijo suba un nivel de idioma al año. Es incluso probable que el progreso sea más lento.

NO: Ser inconstante. Sacar a su hijo de la escuela y volver a meterlo al año siguiente no favorece su aprendizaje. Mientras que no está en clase, olvida lo que ya ha aprendido y cuando vuelva, tardará un tiempo en recordarlo otra vez.

SÍ: Pon a tu hijo en inmersión de idioma al menos una vez al año. Hay estudios que certifican que la combinación de clases regulares en dosis pequeñas (por semana) con cursos intensivos tiene como resultado excelentes progresos.

NO: Dar prioridad al fútbol (u otras actividades) antes que al aprendizaje del idioma. Cuando su hijo tenga 13 o 14 años, intentará seguramente dejarlo por algo que le entretenga más. ¡No es buena idea! Piensa en él dentro de unos pocos años, cuando se encuentre yendo a la escuela de idiomas con pánico total, porque tu hijo necesita rápidamente una certificación oficial de idioma (como por ejemplo First Certificate o Advanced en inglés) para ir a una Universidad en el extranjero. ¡Demasiado tarde! No hay soluciones fáciles para subir el nivel de idioma de manera rápida, excepto enviar a tu hijo a vivir en el país nativo, al menos 6 meses.

SÍ: Haz que tu hijo estudie y apruebe exámenes oficiales. Los idiomas son como el resto de las asignaturas. Estudiar, aprobar exámenes y mejorar. Las buenas Universidades en el extranjero ahora insisten en que el nivel de idioma requerido para la solicitud sea Avanzado (y en muchos puestos de trabajo se requiere el certificado de nivel Intermedio Alto, como mínimo, para llegar a hacer la entrevista). En inglés, por ejemplo, los siguientes exámenes de Cambridge están disponibles:  Starters, Movers, Flyers, KET, PET, First, Advanced y Proficiency. Si tu hijo empieza a hacer exámenes a los 8 años (Starters) y hace un examen al año, entonces podrá aprobar el examen de Advanced a los 14 años. A lo mejor, un examen al año es un proyecto ambicioso, pero tienes que evitar a toda costa que tu hijo adolescente esté intentando aprobar First o Advanced al mismo tiempo que está estudiando los exámenes de ingreso en la Universidad.

NO: Empezar demasiado tarde. La cabeza de los niños cambia a partir de los 7 años. Antes de esta edad, el aprendizaje es mucho más fácil.

Y, por supuesto, procura que los impactos con el idioma sean lo más frecuentes posibles. Compra libros, películas, organiza intercambios… Cuanto mayor sea el número de horas que tus hijos estén en contacto con el idioma, más rápido será el aprendizaje. Lo más seguro es que nunca lleguen a ser completamente bilingües, pero puedes conseguir que lleguen a un nivel avanzado si sois pacientes y persistentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 060 95 91