Franquicias de escuela de idiomas
Cómo montar una escuela de idiomas II
20 abril, 2015
Requisitos del local para franquiciar
Cómo montar una escuela de idiomas I
21 abril, 2015

¿Qué te detiene?

¿Qué detiene para abrir una franquicia?

¡Ya es primavera! Esto significa planear las vacaciones, irse de terrazas y la oportunidad de hacer grandes cambios a mejor para el futuro, tuyo y el de tu familia. Pero, siempre hay algo que te detiene. Hay una pequeña voz en la parte de atrás de tu mente que te dice que no puedes hacerlo, ¿y por qué no?. En este post me voy a centrar en estas razones y te daré la munición necesaria para hacer callar a esa molesta voz de una vez por todas.

Razón # 1: La competencia

En primer lugar, quiero empezar este post con el problema más grande que nos comentan los candidatos: la competencia. Me hacen esta pregunta a diario. “Ya hay escuelas de idiomas en mi área, ¿cómo competir?” Mi respuesta es siempre la misma: “La competencia es algo bueno; significa que la gente quiere aprender idiomas“. Y es cierto, es una buena señal. ¿Tienes escuelas de idiomas en tu barrio? ¿Qué más da?

Olvídate de la competencia. Me parece que hay un montón de incertidumbre en torno a la percepción de competencia, particularmente a la hora de comprar una franquicia. La gente está preocupada porque ya hay una escuela de idiomas, ​​o tiendas de sándwich, o servicios de atención médica. Me imagino que pensarás que tus competidores son geniales, que todo el mundo los ama, que son mejores que nadie. ¿Estoy en lo cierto? Bueno, pues ¿sabes qué? Que no es cierto. No todo el mundo está contento con sus escuelas de idiomas, no todo el mundo ama sus cursos y programas. Continúan yendo porque es lo que tienen a mano.

El último punto que quiero plantear es que la competencia te hace más fuerte, te hace mejor, y requiere la necesidad de ampliar y expandir tu marca. Por lo tanto, de nuevo: ¿tienes competencia? ¿Y qué más da?

Razón # 2: Miedo

En la primera parte del post hablamos de la competencia y de cómo algunos utilizan esto como excusa para no perseguir la oportunidad. En esta segunda parte voy a abordar la segunda razón: el miedo.

El miedo puede ser un gran motivador o un gran detractor. Tú decides en qué dirección dejas que te lleve el miedo. La gente de más éxito es aquella que ha mirado al miedo a la cara, se rieron de él y lo conquistaron. Son los que valientemente lo empujaron a un lado y salieron victoriosos.
Esto no quiere decir que no tenían miedo, todo lo contrario. Estoy seguro de que serían los primeros en decirte que tenían miedo y que era muy real. Tenían miedo a lo desconocido. El temor a los “qué pasaría si”. El miedo al fracaso, y sí, también el miedo al éxito. Finalmente eligieron que el miedo los impulsara al éxito.

Al comenzar un nuevo negocio hay muchas incógnitas y un montón de caminos y decisiones que causan temor. Sin embargo, si eliges una franquicia, un montón de esas incógnitas se esfuman al estar invirtiendo en un sistema probado, con un soporte y un equipo consolidado. Los “qué pasaría si” han sido resueltos por aquellos que han estado allí antes que tú, y todos los escenarios tienen un plan cuidadosamente elaborado. Sin embargo, el miedo al fracaso (o al éxito) no viene con un manual de operaciones. Aquí es donde tienes que mirar a los ojos al miedo y decidir: ¿quieres conquistarlo o que te conquiste?
Siempre haz lo que más miedo te da hacer.”- Ralph Waldo Emerson.

Razón # 3: Si lo vas a dejar, eres un rendido

Probablemente conoces el viejo refrán: “Los que se rinden nunca ganan: los ganadores nunca se rinden”. Estoy seguro de que lo has oído una o dos veces en tu vida. Pero, a veces, los que lo dejan son grandes ganadores, por ejemplo, los que dejan de fumar.

Recientemente me encontré con un artículo en Entrepreneur.com “9 Razones para dejar el trabajo tan pronto como puedas” y de inmediato pensé en la franquicia. La mayoría de la gente compra una franquicia una vez que han llegado a un punto en su carrera o en su vida en el que quieren más control sobre su futuro. Están buscando dejar lo que están haciendo actualmente para dedicarse a algo que, no sólo los hace más felices, si no que les ofrece un mayor sentimiento de auto-realización. Tener el apoyo y el modelo probado de una franquicia hace que este salto sea mucho más fácil.

El modelo de franquicias es atractivo porque te permite estar en el negocio de una manera independiente, pero acompañado, no eres el emprendedor solitario. Tienes la libertad de ser tu propio jefe, aunque sin el dolor de cabeza de empezar desde cero. Con la franquicia tienes un modelo que funciona y el apoyo de un sistema que sabe cómo hacer que funcione. Las incertidumbres se han eliminado. Por lo tanto, el riesgo se elimina en gran medida y el salto es menos aterrador.

Así que la próxima vez que alguien te dice que lo ha dejado, felicítalos ¡piensa que pegaron un salto hacia su propia libertad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

91 060 95 91